Remedios naturales

Aromaterapia, masaje y aceites esenciales. Conoce las virtudes de las plantas y aprende a preparar tus propios aceites.

Hay pocas cosas tan reconfortantes y relajantes como un delicioso masaje utilizando para ello aceites esenciales. Con unas cuantas gotitas, tus manos se deslizarán con mayor suavidad a lo largo del cuerpo y su envolvente aroma te hará olvidar las tensiones del día.

Los aceites esenciales poseen, además, propiedades hidratantes, reafirmantes y descongestivas dependiendo de las especies vegetales de las que proceden. La ciencia que estudia las virtudes medicinales de estas plantas y las clasifica, se llama fitoterapia. Los fitoterapeutas saben que los principios activos de los aceites esenciales pueden ser absorbidos a través de la piel pero también pueden actuar a través de su inhalación por las vías respiratorias, produciendo estímulos que repercuten directamente sobre nuestra salud y bienestar. La rama de la medicina alternativa que utiliza el olfato como medio de curación, se conoce como aromaterapia.

Ambas disciplinas exigen tener conocimientos sobre las propiedades de las plantas de las que derivan los aceites y de cuáles son las mezclas más adecuadas. Cada tipo de aceite tiene unas características en concreto: el de anís, por ejemplo, crea un efecto térmico de calor mientras que el de lavanda es resfrescante. Conocer las patologías y el tipo de piel del paciente es importante ya que para no todas las personas es aconsejable el mismo tipo de aceite. Por otra parte, hay que tener en cuenta que debido a las altas concentraciones de los aceites esenciales, éstos nunca deben usarse en estado puro sino siempre en combinación con otros aceites de densidad más baja, como por ejemplo el aceite de almendras o el aceite de oliva. Generalmente, en herbolarios y centros de estética ya se venden las preparaciones listas para su aplicación. En nuestro post de hoy, te daremos, aun así algunos consejos para que aprendas a elaborarlos tú misma mediante fórmulas muy sencillas y conociendo las virtudes de las plantas de las que se destilan. Te hablaremos también de los fundamentos de la aromaterapia y de la filosofía naturalista en la que se basa.

1) Los aceites esenciales

Antes de que la cosmética natural se interesase por el mundo de los aromas, los aceites ya se usaban de forma terapéutica para tratar problemas tanto de índole física como psíquica. Las plantas de las que derivan los aceites esenciales son conocidas desde las prácticas curativas más antiguas de la humanidad, cuando todavía no se conocían las técnicas para su destilación. Este descubrimiento, se le atribuye al médico persa Avicena, y en los tratados de medicina árabe de los siglos X y XI aparecen dibujos de algunos aparatos de la época utilizados para los procesos de destilación de los aceites esenciales.

La alquimina en el Renacimiento y la perfumería y la cosmética natural en tiempos más modernos, ahondaron en este saber que combina la medicina tradicional con los conocimientos científicos. Los alquimistas llamaban a los aceites “quinta esencia” porque pensaban que en ellos se concentraba la energía esencial de la planta.

En 1920, el químico René Maurice Gattefossé, quien tenía una fábrica de perfumes, descubrió que los aceites esenciales tienen propiedades antisépticas que pueden ser de gran utilidad en la elaboración de cosméticos con fines dermatológicos. Otros científicos franceses continuaron sus investigaciones, entre ellos el doctor Jean Valnet, presidente de la Sociedad Francesa de Fitoterapia y Aromaterapia quien usó los aceites para mejorar la cicatrización de las heridas de guerra y de las quemaduras. Posteriormente, la bioquímica francesa Marguerite Maury aplicó las virtudes de los aceites a la práctica del masaje.

Actualmente, el uso de los aceites esenciales está muy extendido ya que se trata de una terapia totalmente natural, para todo tipo de personas independientemente de su edad e historial médico y que no conlleva riesgos ni contraindicaciones de ningún tipo.

La aromaterapia causa sensación porque explota una nueva vía rápida y eficaz: el sentido del olfato y la glándula pituitaria. En Japón, algunas empresas utilizan fragancias ambientales para mejorar la concentración y el rendimiento de sus empleados. En otros países como EE.UU. se ha comprobado la eficacia de las esencias de plátano y manzana para calmar la ansiedad en personas que realizan dietas de adelgazamiento.

Combinados con un relajante masaje, los aceites esenciales reestablecen la armonía entre cuerpo y mente, haciendo que logremos una comunicación más completa con nuestro ser físico y espiritual y que proyectemos una imagen más positiva de nosotros mismos. Según Davis: “el aroma por sí solo puede tener un efecto sutil pero real sobre la mente y a través de la mente sobre el cuerpo. La inhalación de los aceites tiene asimismo un efecto directo sobre el cuerpo, se absorbe parte del aceite a través de los pulmones, entrando de ese modo en el torrente sanguíneo”.

Biografía

SomosBellas

Filóloga de Profesión y Bloguer a tiempo completo, amante de los gatitos y una apasionada de las letras e internet.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies