Remedios naturales

Dos mascarillas caseras para combatir las líneas de expresión y devolverle la lozanía a tu cutis.

Gracias a estas dos mascarillas caseras muy adsequibles y sencillas de preparar, conseguiremos mantener a raya la aparición de arrugas prematuras y el envejecimiento de la piel. Seguro que dispones de estos dos ingredientes en tu cocina.

* Clara de huevo: es rica en colágeno, una proteína indispensable para garantizar la flexibilidad de nuestra epidermis. Simplemente, separa la clara de un huevo y bátela con un tenedor. Después, aplícatela por todo tu rostro, evitando el contorno de ojos y la boca. Espera a que actúe unos 10 minutos y enjuaga con abundante agua fría.

* Jugo de zanahorias: su alto contenido en betacarotenos y antioxidantes te ayudan a recuperar la luminosidad de tu cutis al instante. Licúa unas zanahorias y toma este jugo al desayuno ¡es un auténtico elixir de vitaminas! Reserva, sin embargo, una poca cantidad y aplícatelo como si se tratase de un tónico facial por toda tu cara. Una vez que se haya secado, aclara con agua tibia.

No es necesario que recurras a estas mascarillas a diario. Con una o dos veces a la semana, será más que suficiente. Tampoco debes usarlas para sustituir a los cuidados faciales diarios de hidratación, fotoprotección o a tus cremas de noche. Tan sólo son una ayuda complementaria.

Biografía

SomosBellas

Copywriter y periodista freelance en Emprendecontuweb. Me especializo en la redacción de contenidos optimizados para SEO en los blogs corporativos de mis clientes. Me apasiona la lectura y dedico parte de mi tiempo libre al cuidado de los animales.