Unos labios bonitos depeden en gran medida de los cuidados de hidratación y protección que les dispensamos a diario. En esta zona la piel es especialmente fina y sensible a las agresiones ambientales (frío, viento seco, contrastes de temperatura, etc.). Un bálsamo labial nos ayudará a prevenir la aparición de grietas y pielecitas en invierno.



Para elaborar un bálsamo labial casero necesitarás un ingrediente de base que sea una sustancia con propiedades emolientes y que además actúe como un emulsionante para ligar el resto de componentes. La cera de abejas reúne estas condiciones y puede ser una base perfecta. Derretiremos este ingrediente base lentamente en un recipiente al baño María y le añadiremos los demás componentes de la fórmula para conseguir que nuestro bálsamo tenga propiedades calmantes, cicatrizantes o regeneradoras.

Apúntate estas sencillas recetas para gozar de unos labios nutridos y protegidos durante todo el invierno.

Bálsamo labial con aceite de Argán y miel

Suaviza tus labios y regenera la piel dañada por el frío.

Necesitas:

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes con una báscula de precisión.
  2. En un recipiente al baño María introduce la manteca de cacao, la manteca de karité, la cera de abejas y los aceites seleccionados.
  3. Una vez que se fundan todos los ingredientes, retiramos del fuego y añadimos la cucharada de miel removiendo un poco para que todo se mezcle bien.
  4. Por último agregaremos a nuestro bálsamo labial dos gotitas de vitamina E, cuyo poder antioxidante regenera la piel dañada y previene la aparición de arruguitas en los labios.

Bálsamo labial con aceite de caléndula y rosa mosqueta

En esta ocasión vamos a preparar otro bálsamo labial con propiedades calmantes y regeneradoras. Para ello hemos seleccionado los siguientes ingredientes.

Necesitas:

Preparación:

  1. Pesamos todos los ingredientes con una báscula de precisión.
  2. En un recipiente al baño María coloca la cera de abejas, la manteca de karité, el aceite de rosa mosqueta y el aceite de caléndula.
  3. Espera a que todos los ingredientes se derritan, retira del fuego y añade a la mezcla cinco gotas de aceite esencial de romero (tiene propiedades antiinflamatorias y estimula la circulación).
  4. Remueve un poco con una espátula de madera y agrega a la vitamina E (que como te comentamos en la receta anterior, tiene propiedades antioxidantes).

Puedes utilizar estos bálsamos labiales tantas veces al día como desees para combatir la sequedad y cuidar los labios agrietados. Recuerda que no llevan ningún tipo de conservante (aparte de la vitamina E) por lo que te durarán un máximo de tres meses desde el momento de su elaboración.