Los aceites corporales son fantásticos para hidratar la piel o disfrutar de un masaje relajante y aliviar tensiones. Puedes crear tu propio aceite infusionado de hierbas muy fácilmente, siguiendo los pasos que te indicamos.



Necesitas:

Preparación:

  1. Corta y lava los ramilletes de tu hierba aromática elegida.
  2. Colócalos en el fondo de un recipiente de vidrio oscuro e incorpora la canela en rama.
  3. En un vaso de cristal colocamos el aceite vegetal elegido y le añadimos unas gotitas de aceite esencial de ylang ylang.
  4. Coloca un embudo en la boca del recipiente de vidrio y vierte tu mezcla de aceites hasta cubrir las hierbas.
  5. Cierra bien el envase y agita. Debes dejar que macere durante al menos dos semanas en un sitio oscuro (por ejemplo una despensa).
  6. Pasado ese tiempo, puedes filtrar el aceite con un tamiz para que no queden restos de hierbas y conservarlo en un frasco de vidrio opaco.

¡Listo para utilizar!