maquillaje

El maquillaje es una forma de potenciar nuestra belleza natural, expresar parte de nuestra personalidad y estilo propio.



Para maquillarnos correctamente no sólo necesitamos tener los cosméticos adecuados y una buena técnica, además se hace indispensable adaptar el look a la ocasión, puesto que no es lo mismo el maquillaje que debe usarse de día que de noche, o el maquillaje sofisticado que vamos a lucir en una fiesta elegante que en una fiesta de disfraces.

En el artículo de hoy haremos una distinción entre diferentes clases de maquillaje. Obviamente existen muchas más opciones pero estas son algunas de las más conocidas.

Maquillaje de día

Es aquel que vamos a usar durante las horas diurnas ya sea para ir al trabajo, a clase, de compras… El maquillaje de día debe ser lo más natural posible.

ejemplo de un maquillaje de día
Ejemplo de un maquillaje de día

Las condiciones ambientales (sol, viento, polución) pueden deteriorar tu maquillaje así que lo más recomendable es apostar por una cobertura liviana y tener la piel perfectamente limpia antes de maquillarnos para evitar la aparición de brillos.

Después de la limpieza facial de rigor, humecta tu cutis con una hidratante con factor de protección solar y pasados unos minutos comienza a aplicar el fondo de maquillaje. Puedes utilizar una BB Cream, un polvo compacto (si tu piel es grasa) o una base suave y fluida.

No te olvides de aplicar el corrector antiojeras y un toque de colorete en las mejillas. Para darle vida a la mirada será suficiente un poco de rimmel y delineador (marrón, verde, violeta… cualquier color que no sea negro). Si quieres usar sombras de ojos, opta por los tonos pastel o tierra en sus gamas más tenues. La base del párpado debe ser clara pero puedes marcar el pliegue del ojo con una tonalidad un poco más oscura para darle profundidad.

Para los labios elige un brillo suave o un pintalabios en tonos cálidos.

Maquillaje de noche

La ausencia de luz natural hace que tus facciones se desvanezcan y por ello conviene intensificar con el maquillaje tus rasgos más expresivos. Los maquillajes de noche dan rienda suelta a la creatividad y a la búsqueda de un estilo sofisticado.

Ejemplo de maquillaje de noche
Ejemplo de maquillaje de noche

Una buena idea es elegir los tonos de nuestro maquillaje en armonía con la vestimenta. Algunas mujeres mezclan los tonos pastel con el negro dando lugar a un contraste muy elegante y llamativo. Otras, por su parte, prefieren utilizar los colores tierra, añadiendo dorados que resalten con el brillo de la noche. Los pintalabios pueden ser en tonos oscuros y brillantes, además se les puede añadir brillo.

Los matices perlados son ideales para lucir en las horas nocturnas, así como los acabados glitter, las pestañas postizas o cualquier otro elemento que se vería demasiado artificial durante el día… Con todo conviene no exagerar para no perder elegancia.

Maquillaje permanente

Es como un tatuaje que se realiza con unas agujas ultrafinas a nivel epidérmico. Gracias a esta técnica se consigue redefinir unas cejas poco pobladas, perfilar unos labios demasiado finos, pintar la raya del ojo o incluso hacerse un lunar. Es una buena opción para aquellas mujeres que por problemas físicos tienen dificultad para maquillarse o también para quienes desean ahorrar en productos cosméticos.

El maquillaje permanente se realiza con anestesia local de forma ambulatoria. Dura aproximadamente una hora y la piel queda un poco roja e inflamada las dos semanas siguientes a la intervención, siendo necesaria la aplicación de una crema antibacteriana.

El hecho de que las agujas sean tan finas, consigue el efecto de micropigmentación en la piel y hace que el resultado sea muy natural. De hecho, uno de los tratamientos de maquillaje permanente más solicitados es el microblading de cejas en el que se emplean unas agujas finísimas para rellenar con pigmentos aquellas zonas de las cejas poco pobladas, imitando el pelo natural.

microblading de cejas
microblading de cejas



Si estás pensando en el maquillaje permanente como solución estética, debes acudir a un centro de belleza especializado y estar muy segura de tu decisión ya que será algo que lucirás en tu rostro durante mucho tiempo. Con todo, al igual que pasa con un tatuaje convencional, la tinta se va absorbiendo con el paso de los años y como consecuencia de los procesos naturales de exfoliación de la epidermis, los colores se atenúan así que es posible que necesitemos de algún retoque a los dos o tres años.

Maquillaje artístico o de fantasía

Es obra de un estilista o maquillador experimentado.

Normalmente en este tipo de maquillaje se trabaja con unos bocetos previos, adaptando después el dibujo al rostro o a una parte del cuerpo. Las técnicas de aerógrafo en esta clase de dibujos, son esenciales para que el trabajo sea aún más perfecto.

El maquillaje de fantasía o profesional se diferencia al maquillaje convencional en que no busca conseguir un aspecto natural, sino todo lo contrario, el objetivo es plasmar el el rostro una idea de nuestra imaginación: figuras de animales, monstruos, unicornios, dioses, etc.

Cisne negro: ejemplo de maquillaje de fantasía

Pueden utilizarse los mismos productos cosméticos que en el maquillaje convencional aunque casi siempre se emplean otros más específicos para lograr una cobertura más alta ya que no olvidemos que este tipo de maquillaje se emplea sobre todo en espectáculos y su permanencia debe ser mayor.

Si se quieren cambiar ciertos rasgos faciales de la persona haciendo que se vea más vieja, más delgada, con apariencia de villano, etc. se trataría de un maquillaje de caracterización, muy empleado en el cine o en el teatro.

Maquillaje de pasarela

Está vinculado al mundo de la moda y del modelaje. Depende del gusto del diseñador o de la temática alrededor de la que gira su colección.

Maquillaje de pasarela

Debe ser realizado por maquilladores profesionales que trabajan muy rápido en razón del tiempo que usualmente es corto para estos eventos. En estos tipos de maquillaje es muy usual utilizar bases y colores que permitan que el maquillaje se vea en la distancia y que perdure a pesar del efecto de las luces y el sudor. Otra prioridad es evitar que aparezcan brillos en el rostro, resaltar los rasgos más bonitos de la modelo o acentuar algunas facciones.

Maquillaje de retrospectiva o maquillaje de época

A lo largo de la Historia la moda y los cánones de belleza han ido cambiando. El maquillaje de retrospectiva da vida a aquellos ideales de belleza característicos de la época en la que se inspira. Lo vemos muchas veces en el cine y la televisión.

Maquillaje de época
Maquillaje de época

A pesar de que el maquillaje de época tenga muchas similitudes con el maquillaje retro del que os hablamos hace un tiempo, no son exactamente lo mismo. En el maquillaje retro se adapta el estilo de otras décadas a nuestros gustos actuales. Sin embargo en el maquillaje de época o retrospectivo se recrean tal cual los patrones de belleza aunque a día de hoy no nos resulten atractivos (por ejemplo si se llevaban las cejas afeitadas y después pintadas se reproduce también este rasgo).

Muchas veces para conseguir un look más fidedigno, los maquilladores profesionales utilizan los tonos y técnicas de aplicación que se empleaban en la época. Incluso si es posible se buscan reproducciones actuales de los cosméticos antiguos.

Maquillaje masculino

El uso del maquillaje no es exclusivo de las mujeres. Los hombres también pueden emplearlo para verse más atractivos o disimular algunas imperfecciones del rostro.

Maquillaje masculino
Maquillaje masculino

En esta línea se pueden usar  correctores para disminuir las ojeras y las líneas de expresión, aunque algunos hombres se atreven a lucir también delineador de ojos, rímmel o un discreto brillo de labios.

Si los productos se aplican de forma adecuada no resultan nada exagerados, al contrario, crean una apariencia de «buena cara» muy favorecedora.

Existen líneas de cosmética masculina especializadas, pero también pueden emplearse los mismos productos de maquillaje que utilizamos las mujeres.