motivación fitness

Te apuntas al gimnasio, comienzas a entrenar algunos días a la semana pero pronto ¡pierdes la motivación! Muchas veces no tomamos en cuenta lo difícil que resulta mantener el entusiasmo inicial a lo largo del tiempo.




¡No te rindas! Estos cinco consejos te serán de gran ayuda si eres principiante en el mundo del fitness.

Intenta que tu entrenamiento sea divertido.

Varía tus rutinas en el gimnasio y busca nuevas opciones para entrenar los fines de semana al aire libre siempre que el clima lo permita.

Ponte nuevas metas.

Asumir nuevos retos es la mejor forma de reavivar la motivación inicial que tuviste al apuntarte al gimnasio. Recuerda con todo que tus metas deben ser alcanzables para que creen en ti un afán de superación cada vez que las logres.

Prémiate.

Las recompensas son un buen estímulo para seguir motivadas. Date un capricho o premio por tu constancia al acudir semanalmente al gimnasio o por estar cada vez más cerca de tu peso ideal.

Entrena en compañía.

Entrenar con tus amigas o con tu pareja por lo general hace que la motivación sea mayor. Si no logras convencer a nadie que vaya contigo al gimnasio, también puedes apuntarte a clases grupales.

No dejes de hacer ejercicio.

No abandones tus entrenamientos a menos que estés enferma o muy fatigada. Recuerda que los comienzos siempre son duros pero, al final, llevar una vida activa va a hacer que te sientas mejor con tu cuerpo y llena de energía.